Una chica como otra cualquiera,
El chico mas popular del instituto,
Un mundo totalmente diferente que les separa.

28/2/11

Capitulo 9 : Abrazos compartidos



<< Lentamente se aproximaba, yo aturdida ante  la situación, intentaba no mirarle, pero había algo en mi interior que me lo impedía. Noté como se detenía el tiempo, todo a mi alrededor estaba paralizado, pero él seguía caminando lentamente hacía mi. El aire que azotaba con fuerza mi pelo  cesó, la hojas de los arboles dejaron de mecerse al ritmo del viento, dejé de oír a los pájaros que día tras día nos deleitaban con su artístico canturreo…  Miré de nuevo a mi alrededor con la esperanza de encontrar alguna explicación, tras ese instante de reflexión todo empezó a oscurecer, debido al pánico que tengo a la oscuridad intenté acercarme lo máximo a él, justo en el instante que mi mano rozo su cuerpo casi invisible, todo se volvió completamente negro>>
Me desperté de sobresalto , aturdida miré mi reloj, marcaba exactamente las doce en punto, solo habían pasado cuatro míseras horas desde que había hablado con Jack, cuatro horas que para mi habían sido imperecederas. Mi cabeza se había convertido en la CPU de un ordenador de última generación con un millón de terabytes, un segundo más pensando en lo fúnebre que era mi vida y mi pequeño cerebro explotaría en mil cachitos.
-Nathaly cariño, ¿qué haces en casa tan pronto?-decía una voz mientras la puerta de mi habitación se abría.
La CPU necesitaba reiniciarse y buscar algún modo de salir de esta.
-¿Mama? verás… no me encontraba bien y decidí por el bien de mis compañeros y su salud, marcharme a casa y descansar un poco.
-Con que por la salud de tus compañeros ¿Qué te pasa Nath? hacía años que no enfermabas, ¿De verdad te encuentras mal?-me decía mi madre mientras que apoyaba su mano en mi frente para comprobar si tenía fiebre-Nath, estas ardiendo, ahora te traigo alguna pastilla, quédate en la cama, esta tarde nada de salir.
-Gracias.-Jadeé.
¡Y esta tarde nada de salir! …Sentí el pulso acelerarse, nada mas pensar en salir me inquietaba <<como si no nos hubiéramos conocido>> esa frase resonaba en mi cabeza una y otra vez, <<como si no nos conociésemos, como si nunca nos hubiéramos conocido>>. Frases en las que puedes pensar todo el día, incluso toda la noche… Para mí como para cualquier otra persona sería imposible olvidarme de alguien por el que siento algo tan especial, no me había costado mucho de olvidarme de Greta, mi mejor amiga, tampoco me costó mucho olvidarme de mi vecino Alaric, con el que jugaba de vez en cuando, ni siquiera he vuelto acordarme de Zarpa, mi gato siamés, pero, ¿Cómo se puede olvidar a la persona a la que mas quieres en el mundo?
Seguramente si hubiera buscado en internet, millones de páginas de estúpidos consejos hubieran inundado mi ordenador. ¿Pero, de verdad crees que se puede conseguir algo así? Esa pregunta resonaba en mi cabeza al ritmo del tic-tac de mi reloj. Muchos creeréis que al describir a Jack como persona que mas quiero en el mundo exagero, al principio también pensé que exageraba, pero nunca había sentido esa ilusión. ¿De verdad hay un tiempo delimitado para poder decir que quieres a alguien, que estás enamorado? Tampoco sé que es querer, nunca había sentido nada parecido por nadie.
 Mi madre me dio un jarabe que sabía a rayos, era como tragarse la pasta de dientes, machacar un chicle de menta y mezclarlo con agua. La fiebre me bajo al rato, me empecé a sentir un poco mejor y la cabeza dejó de darme vueltas. Intenté leer un poco, tenía muchas lecturas atrasadas del verano, rebusqué en algunas cajas que todavía permanecían cerradas pero no puede encontrar el libro que buscaba, mi madre entró de nuevo en la habitación ,pero esta vez llevaba el teléfono en la mano.
-Es para ti -me dijo mientras me tendía el teléfono.
-¿Quién es?-pregunté confusa.
-No lo sé. -me dijo mi madre mientras que se marchaba por la puerta.
-¿Si?-contesté intrigada.
-Hola  -dijo una voz muy conocida-Soy Jack, no hace falta que hables, solo escúchame, mira, solo llamaba para decirte que  Keith está bien, esta mañana Leo se llevo a su hermana, Keith esta en el hospital, no te asustes, ya se está recuperando, no quiero molestarte mas, solo era para que dejases de preocuparte.

-Jack yo…-dije mientras note como colgaba.
Me levanté como pude y me puse el abrigo, pensé salir por la puerta, pero mi madre ni en broma me dejaría salir en este estado, así que decidí salir por la ventana, daba al jardín, era la perfecta salida de emergencia...

Mientras salía como podía por la ventana intentando no pisar los rosales que había plantado mi madre, pensé en lo gracioso que quedaría un cartel de los de <<Salida de emergencia>> encima de esa ventana. Me alegró por un momento pensar en algo gracioso.
Me peiné como pude de camino al hospital, pensé en comprar algunas flores o unos bombones, pero seguramente su habitación ya estaba inundada de cosas por el estilo.
Nunca había estado en el hospital, cuando entré estaba un poco desorientada, había muchas personas, algunas con la mirada perdida, otras lamentándose por su mala suerte, por la muerte de algún amigo o familiar, niños pequeños gimoteando por pequeños rasguños probablemente producidos por alguna caída insignificante y madres primerizas con cara de cachorro recién nacido. Busqué con la mirada perdida a alguien que pudiera ayudarme, no sé cómo no la había visto, pero la recepción estaba situada justo enfrente de mis narices.
-Lo siento, pero no puedes pasar a menos que seas una familiar del chico.-Me dijo la recepcionista.
-Soy su hermana.-Contesté sin pensar.
-Entonces puedes pasar, está en observación, la habitación trece.
-Mmm, Gracias-dije yo como si supiera donde estaba “observación”.
-En el 3º planta, en el segundo pasillo, a mano derecha.-dijo la recepcionista, al ver que yo no tenía ni idea.
-Gracias –Dije yo agradeciendo por segunda vez consecutiva su ayuda.
Comencé caminar por los pasillos en dirección de las flechas del suelo, todo era de color blanco, pero no era un blanco normal, era un blanco sucio, como un color crudo. Había manchas, como si alguien hubiera estado jugando en el arenero y posteriormente arrastrado las manos por las paredes… Era un color desagradable,  no aquel blanco luminoso, si no aquel blanco sombrío que transmitía negatividad.
Me metí en el ascensor que  como era de esperar también era de color blanco. Nunca había tenido preferencia por ningún tono, pero si algún día la tuviera, aquel  blanco iría el último en mi lista.
Llegué a la 3 planta y busqué la habitación de Keith, la puerta de la habitación trece estaba cerrada, al principio dude en entrar, pero tenía tantas ganas de ver a Keith, que no lo pensé dos veces, agarré el pomo de la puerta y giré con todas mis fuerzas. La puerta se abrió, lo primero que escuche fue esa canción, “Forever and always” de Norton Lié, era una de las canciones preferidas de Jack, así que supuse que él ya había pasado por aquí.
Abrí la puerta del todo y vi a Keith, yacía inmóvil en la camilla, estaba pálido, tenía algún que otro cardenal en el rostro, y parecía algo desganado. Al verle dormir tan plácidamente decidí no interrumpir su sueño y dejarle descansar, pero en cuanto me dispuse a salir de aquella horrible habitación Keith comenzó a hablar.
-Nath, no te vayas, por favor.
- Keith ,creí que estabas durmiendo, tienes un estado bastante lamentable -dije al volver a observar su faz, le miré fijamente y pude ver  mejor las pequeñas heridas que tenía en el rostro, pequeños cardenales rodeados por costra seca que hacían juego con sus enormes ojeras. Sus labios (esos que antes de conocer a Jack me moría por besar) estaban inflamados, y se podían observar algún que otro corte en ellos, como si alguien le hubiera estado pegando por horas.
-Lo sé, mi estado es bastante penoso, aunque el tuyo tampoco parece ser el mejor del mundo.
-Jack ya te lo ha contado, lamento todo lo ocurrido, pero lo importante es que tú ya estas a salvo ¿Te encuentras mejor?
-Si, si estoy bien, bueno, castigado, pero es culpa de Jack, él me obligó a ir al hospital… Llamaron a mis padres, después a su padre,   y para acabar el día y aumentar nuestro castigo a interminable llamaron del instituto preguntando por nuestras faltas, así que estamos castigados de por vida.
-Pues perdóname por ser cruel pero eso os lo merecéis, por meteros en donde no debéis, ¿Cuando sales del hospital? Esto es horrible ¿No te cansas del color blanco?-dije yo haciendo un círculo alrededor mía para señalar el ambiente.
-Ese es mi menor problema, me gustaría quedarme aquí la vida entera.
-¿Tan mal lo ves?-Pregunté pensando en su castigo.
-Nath, tenemos un plazo de dos semanas para reunir 20.000 dólares, el quedarme aquí sería el más pequeño de mis problemas.
-Pues dile a Jack que se los pida a su padre.-dije como si fuera lo más lógico.
-¿Cómo va a pedirle dinero a su padre después de esto?-me dijo en un tono que hizo que pareciera que lo que había dicho fuera descabellado.
-¿Vale, pues que piensas hacer?
-Pues, ese es nuestro segundo problema.
En ese instante sonó la puerta, alguien había tocado, Keith se sobresalto, y me pidió que abriera. Antes de abrir, oí una voz familiar, una voz que pone mis pelos de punta, su tercer problema. Abrí la puerta sintiéndome como un verdugo que acababa de estirar de la cuerda.
- Y aquí llega tu tercer problema.-dije mientras que cogía mi abrigo y disponía a marcharme, oí como Keith me decía adiós y como Debora le hacía mil preguntas ,entre ellas a que se debía lo del tercer problema.
Entré por la ventana sigilosamente a mi habitación, todo seguía como antes, con un poco de suerte mi madre no se habría dado cuenta de mi pequeña ausencia. Me metí directamente a la cama y encendí la tele, mientras pasaba los canales de uno a uno sin darme cuenta, pensaba en cómo podía ayudar a Keith a conseguir el dinero, me levanté en dirección a mi armario donde busqué con paciencia mi hucha, cuando la encontré retire la tapa y deje caer todo el dinero sobre mi cama. Seiscientos dólares con cincuenta y cinco centavos, no era mucho, pero por algo se empieza. Tenía ese dinero ahorrado para alguna emergencia, y esta sin duda era una de ellas.
Guarde el dinero en la mochila del instituto y justo cuando me dispuse a marcharme a dormir sonó mi móvil.
-¿Quién es?-contesté.
-Hola Nath, soy Keith.
-Hola -susurré.
-¿He llamado en un mal momento?-preguntó
-No, es que, no esperaba tu llamada.
-Siento no haberme despedido.
-No pasa nada, tenias que enfrentar al dragón de las tinieblas, quiero decir a  Debora-Reí.-Asique tranquilo ¿Qué tal te han ido las cosas con ella?
-Bueno, al principio ha habido muchas preguntas, pocas contestaciones, enfados, gritos, llantos y al final paz, pero tranquila no te decepciones, no es que ella se fuera sin más, sino que una enfermera se ha visto obligada a echarla por el escándalo.
-¿Echarla? ¿Por qué gritaba?-Pregunté aunque no me extrañara mucho.
-La pedí tiempo, y me preguntó que si la estaba dejando, y no sé porque se me ocurrió decir que si, entonces empezó a gritar, y todo lo que pasó desde que empezó a gritar, hasta que la echó la enfermera, lo tengo muy confuso.
-Has tenido suerte entonces, es raro que no te sacara un ojo.- le dije mientras me reía a carcajadas.
-Me alegra mucho volver a oír tu risa, mañana me dan el alta ¿Quieres que quedemos en el Deily?
-No Keith, después de lo que me ha pasado con Jack preferiría no volver a ir allí.
-El no estará, me ha dicho que le han castigado, así que lo más probable es que no este, anda por favor, aunque sea acércate en el recreo, y almorzamos como en los viejos tiempos.
-No creo que sea buena idea.
-Solo es almorzar, te prometo que solo almorzaremos, prometo no hablar de Jack, ni de mis problemas, solo almorzaremos como dos amigos.
-No se Keith, no quiero encontrarme con Jack.
-Bueno tu piénsatelo, yo estaré allí en el recreo, aburrido, solo, muriéndome de asco en mi propia soledad, si quieres puedes venir a verme, si no, tranquila lo entenderé.
-Vale, me lo pensaré, pero deja de hacer un drama de esto.
-Hasta luego, gracias por hablar conmigo necesitaba contárselo a alguien. Duerme bien y sobretodo piénsatelo de mañana, un beso.
-Adiós Keith, igualmente.
Esa noche dormí muy poco, no podía dejar de pensar en ellos, no sabía cómo podía ayudarles, por mucho que obligase a mi mente olvidar a Jack, ella se resistía, todo me recordaba a él, mi pensamiento no se alejaba de él ni un solo segundo, entonces me di cuenta de que eso no era cierto, me di cuenta  que cuando estaba con Keith, mi mente se alejaba tontamente de la de Jack, él podía hacerme olvidar...
 Desperté un poco confundida intentando reordenar mi mente, desayuné sin ganas y me fui a clase.
Las dos primeras clases se me pasaron volando, ni Keith, ni Jack, ni Debora  asistieron, algo que todos notaron y por lo que muchos se extrañaron… ¿Cómo iba a perderse Debora una clase del señor Adambel?
La tercera clase se me hizo eterna, las ecuaciones con logaritmos empezaban a producirme arcadas, cuando toco la campana salí lo más rápido que pude, cogí el dinero de la mochila y me fui rumbo al Deily. Cuando llegué la puerta estaba entornada, pensé que Keith ya habría venido, tenía muchas ganas de abrazarlo, asique sin pensarlo entré de golpe, cuando ya me encontraba dentro, me arrepentí. Allí estaban , Jack  y  Debora, ella estaba tumbada en la cama sollozando como una perturbada desequilibrada .En cuanto me vio entrar, se levantó y se abalanzo sobre mí, las dos caímos al suelo, Jack , gracias a dios pudo apartarla antes de que me hiciera daño.
-¿Estás loca o qué? casi me matas.-Grité sobresaltada.
-A ver  pequeña mentirosa, ¿O debería llamarte quita novios? –Bramó.
- ¿De qué hablas? Jack ¿Que está diciendo la psicópata de tu hermana?
-Nath, quedamos en que no ibas a volver por aquí, sería más fácil para los dos.
-Yo no venía a verte a ti, venía a ver a Keith, tengo algo que darle.
-Has visto como ha sido culpa suya -gritó Debora.
 Debora, te lo voy a dejar claro de una vez, yo no he tenido nada que ver en que Keith te haya dejado, si no hubieras sido tan zorra y no te hubieras acostado con medio equipo de futbol, él no te hubiera dejado.
El momento que viene a continuación lo tengo bastante borroso, aquellas palabras condenaron a mi perfecta mandíbula a un destrozo superficial, Debora se soltó de Jack y se abalanzo otra vez sobre de mi, volvimos a caer al suelo, pero esta vez me hice bastante más daño que la anterior.
La pequeña gata salvaje parecía haber salido de una película de terror, me golpeó como si fuera un balón de rugby, el primer golpe causó una pequeña grieta en mi labio superior, Jack la pudo parar justo en el momento en el que iba a propiciarme el segundo golpe.
Me levanté asustada y me alejé de ella como pude. En ese instante entró Keith gritando que sentía el retraso.
-Nath, ¿qué te ha pasado?- Me preguntó preocupado.
-Pregúntaselo a ella -dije señalando a Debora. - Porque yo no lo sé.
-Jack ¿Qué hace ella aquí? – preguntó Keith enfadado.
-No es mi culpa, me siguió, te estaba buscando a ti, y tu paliza se la ha llevado Nathaly.
En ese momento, Debora salió del Deily, yo no tenía ganas de decir nada, el labio me ardía, tenía sangre por toda mi ropa.
-Nath, ¿estás bien?
-Bueno, suponiendo que me estoy desangrando porque tu ex-novia me ha dado una paliza en la que yo no tenía nada que ver, estoy genial. -dije Sarcásticamente.
-Lo siento, enserio Nath, Jack, por favor encárgate de ella, yo voy a habar con tu hermana.
-¿Qué?-dijimos Jack y yo a dúo. Pero Keith ya se había marchado.
Jack fue al baño a buscar algún trapo o alguna toalla, yo me senté en la cama, tuve el impulso de irme, pero mis impulsos hoy estaban fallando, tuve el mismo impulso al entrar, asique decidí por una vez no hacer caso a mi impulsos y enfrentarme a la situación. Jack salió del baño con una  toalla en la mano, se sentó a mi lado sin decir nada, y con mucho cuidado comenzó a limpiar la sangre de mi rostro, poco a poco, y muy suavemente, me limpiaba la herida, había un silencio muy incomodo, asique decidí hablar, pero él me interrumpió.
-Lo siento.
- No pasa nada-dije yo. -Solo es una pequeña herida.
-¿Te duele mucho?-me preguntó.
-No es un pequeño rasguño, me duele más estar a tu lado ¿Crees que algún día podremos ser amigos, sin ningún rencor?
-¿Amigos?-preguntó.
-Si Jack, amigos ¿Sabes lo que es eso, no?
-Tu y yo nunca fuimos amigos, pasamos de nada a todo, pasaste de odiarme a quererme, pasaste de ignórame a pensar día y noche en mi, pasaste de insultarme a decirme <<Te quiero >>, de despreciarme con la mirada a observar cada movimiento que hago, Nath, no pasamos por la etapa de la amistad, asique… ¿Amigos? no lo sé, dímelo tu.
Yo no sabía que contestar, el tenia razón, nunca fuimos amigos.
No sabía cómo cambiarle de tema asique le entregué el dinero que tenía pensado darle a Keith, al principio se negó, pero posteriormente después de pedirle que lo hiciera por mi “por su amiga”, aceptó.
-Te prometo que te lo devolveré todo.
-No me hagas promesas, tiendes a no cumplirlas.
Me arrepentí de decir eso, pero él no se lo tomo mal, sabía que yo tenía razón. Oí como sonaba el timbre que daba por finalizado el recreo, él también se percató, me acompañó hasta la puerta y se despidió con un simple adiós.

13 comentarios:

  1. Me encantooooo esta muy bonito!!! Ya sabia yo k Keith y Nath hablarian... Bueno me alegro de k lo hayas puesto.. Aunq hayas tardado un poco aki es tarde xDDDD

    ResponderEliminar
  2. esta genial! me encanta =)
    yo creo que ente Keith y Nath va a ver algo... xD

    ResponderEliminar
  3. Me encantaa!!!
    Sobretodo esta parte (me he emocionado y todo jaja):
    -Tu y yo nunca fuimos amigos, pasamos de nada a todo, pasaste de odiarme a quererme, pasaste de ignórame a pensar día y noche en mi, pasaste de insultarme a decirme <>, de despreciarme con la mirada a observar cada movimiento que hago, Nath, no pasamos por la etapa de la amistad, asique… ¿amigos?, no lo sé, dímelo tu.
    Yo no sabía que contestar, el tenia razón, nunca fuimos amigos.
    No dejes de escribir!!!

    ResponderEliminar
  4. me encantaría saber si el párrafo de "tú y yo nunca fuimos amigos" es de tu propia invención,porque si es así,es el mejor, mejor, que he leído nunca.Tu historia tiene algo que me engancha.No dejes de escribir.

    ResponderEliminar
  5. Si , todo el libro es de invención mía , Me alegro mucho de que te guste. Gracias por todo un besito (=

    ResponderEliminar
  6. meee encataa de verdad , me reppitoo.. y me repito...ajaja :)
    pa cuando sale el proximoo capitlo??? :)
    unbesoo

    ResponderEliminar
  7. aiiins por diios!!!! esperooo el capituloo 11 conm impacienciiaa!
    al principio jack no me ustabaaa pero aoraa.... LO AMOOO! xd
    sigueee asii!

    ResponderEliminar
  8. Me gusta tu historia, he leído hasta este capítulo hoy. Sobre todo me gusta ese punto de humor con el que narras.
    Pero creo que deberías aprender a diferenciar entre "a ver" y "haber", porque he visto que fallas un poco en eso. No lo digo por criticar, sino porque soy un poco maniática de la ortografía xD

    ResponderEliminar
  9. quiero que nath y jack esten juntoss!!

    ResponderEliminar
  10. oye lulu laila la historia es totalmente inventada ooo te a pasado a ¡TI! respondeme pronto

    ResponderEliminar
  11. está muy chula la historia y voy a seguir leyendola
    chaito
    P.D:espero que nath y jack esten juntos otra vez!!!!!!

    ResponderEliminar

Chat suprimido por suplantación de personalidad hasta nuevo aviso.

Cerró los ojos, y lanzo la llave lo mas lejos que pudo.