Una chica como otra cualquiera,
El chico mas popular del instituto,
Un mundo totalmente diferente que les separa.

25/1/11

Capitulo 2 : Un lugar que nadie más conoce.



Me levanté de mi silla y salí por la puerta rápidamente para no enfadar más al señor Coleman. A los pocos segundos se levantó Jack, toda la clase pudo oír como murmurando  maldecía al señor Coleman.
Salió por la puerta murmurando algo que esta vez no llegué a oír,  me miró de reojo y se puso a andar en dirección totalmente contraria al despacho del director.
-Jack, el señor Coleman nos ha dicho que vayamos al despacho del director-Le sermonee - si no vamos volveré a meterme en un lio por tu culpa así que si no quieres que...
-¿Si no quiero qué? -Dijo en un tono desafiante- No pienso ir al despacho del director, si quieres ve tú, sería muy bueno que al tercer trimestre  de clase yo  apareciese de nuevo en dirección.
-Pero si el señor Coleman luego le pregunta... y...  
-¿Y qué?- Me contestó Jack de mala leche sin dejarme terminar la frase - ¿Qué más da? Coleman no preguntará nada.
-Pero... Jack.-Dije casi rindiéndome.
-Mira niña, déjame en paz, si quieres venir conmigo bien, si no déjame en paz, pero como me metas en algún lío  te haré la vida imposible. ¡Ya verás que bien lo pasamos nena! ¿Dónde quieres que vayamos a enrollarnos?-Se burló.
-¿Eres siempre igual de asqueroso o estas con el periodo?-Intenté defenderme.
-Pero te gusto.- Dijo levantando 
las cejas con una sonrisa picarona.
-Eres un cielo-Le grité en tono irónico-¿En tu mundo existe alguien más que tú?
-¿Qué más da eso? ¿Crees que alguien más se merece estar en mi mundo? Nadie se ha ganado eso. Sabes, mantener un mundo es muy caro, la hipoteca, los muebles, regar el césped, no tienes ni idea de nada...y ¿Sigues con curiosidad?-Preguntó-Está bien-Respondió sin dejarme responder a mi.-Te contestaré, una vez alguien existió en ese mundo, pero sin avisar se fue y nunca más volvió.
-Jack yo...-Intenté disculparme de alguna manera.                                                                            
-No te esfuerces en inventar un discurso de disculpa, no servirá de nada, ella no volverá.
Sin darme cuenta este chico moreno de ojos marrones  se acercó rápidamente a mí, me empujó hacia la pared violentamente   y suspiró. Yo al chocar con la pared solté un pequeño gemido insonoro.
-Me estás estropeando el día Nathaly. Esto no entraba en mis planes.-Susurró Jack.
 Me miró furiosamente y  poco a poco acerco sus labios a los míos. Estaba tan segura de  que me iba a besar que cerré los ojos como una deficiente mental y me preparé para aquel supuesto beso.
-¿Ahora quién es la creída Nath? ¿Creías de verdad que te besaría? Egocéntrica –Gritó regodeándose.
Entonces abrí los ojos y me sentí verdaderamente estúpida, él tenía razón ¿Por qué  iba a besarme? Lo peor de toda esta situación no era mi metedura de pata,  ni la cara de idiota que había puesto, si no que en el fondo creía  que me  iba a besar.                                                                         
 -No te lo tomes como algo personal, en este instituto le he visto esa cara a más de una-Siguió burlándose.                                                                                                                              
-Pensé que si te besaba dejarías de soltar estupideces por tu boca, solamente era eso.- Mentí.
-Ahora disimula...-dijo con una sonrisa de oreja a oreja.
-No le encuentro la parte graciosa a esta situación-Contesté empezando a enfadarme, estaba comenzando a cansarme de sus continuas burlas.
-¿Me acompañas?-Dijo extendiendo la mano.
-¿A dónde?-Pregunté desconfiada.
-¿Confías en mí?-Preguntó haciendo parecer aquella situación una película ochentera.
-¡Claro que no!-Exclamé.
-Entonces perfecto, es ideal.-Murmuro para sus adentros.

Sin decir nada  me cogió de la mano y me  condujo a través de la cafetería  hasta una puerta trasera. Cuando llegamos al patio trasero Jack se paró. Miró a su alrededor un par de veces y sacó una llave. Nos encontrábamos frente a una vieja puerta oxidada de color carmesí, Jack se aseguró de nuevo y abrió la puerta.
-Las señoritas primero-Exclamó en un susurro mientras extendía la mano sujetando la puerta.
Pasamos a una especie de sótano. Al principio tuve un poco de miedo de entrar en aquel lugar, pero después de verlo me sorprendí.
Era como un tipo de sótano, pero no un sótano normal. Era una habitación cuadrada bastante amplia, estaba amueblada como si se tratase de un gran salón de actos, sillones, una cama, televisión, cuadros, una enorme alfombra, tenía hasta una nevera .Era como el típico piso de estudiantes pero en una  versión  de lujo. Al fondo de la habitación había una estantería repleta de libros. Debajo de la gran televisión había una consola que hace pocos días vi anunciada en todos los carteles publicitarios de los grandes almacenes. Cuadros lujosos que seguramente habían costado más que todos los muebles de mi casa, sabanas celestes de seda y todo tipo de cosas que pocas veces había visto en una casa normal.
-Tu Nathalu o como te llames, espero que nadie se entere de que este sitio existe, si no esta será la última vez que pisas este instituto. ¿Quieres algo de beber?-Dijo mientras abría la pequeña nevera situada al lado de la puerta.
-Es Nathaly, y tranquilo no se lo contaré a nadie, pero ¿Qué es este sitio?-dije intrigada.
-Bueno Nath,  ¿te puedo llamar Nath?, aquí es donde venimos Keith y yo  a relajarnos después de las clases, o en proceso de ellas cuando nos aburrimos…Este es algo como nuestro escondite secreto, si quieres llamarlo de alguna forma.
De repente se me nublo la vista y deje de nuevo que mi imaginación me guiara a mi mundo imaginario. Keith venia aquí después de las clases, yo estaba allí, en un lugar que solo conocíamos, Jack, Keith y yo. No me lo podía creer.
-¿Y vienes muy a menudo por aquí?- Le pregunté disimuladamente
-Todas las veces que me mandan al despacho del director, vamos que prácticamente estoy casi siempre aquí.-Intentó hacerse el gracioso de nuevo.
-¿Y Keith viene muy a menudo?- Pregunté intrigada
-¿Qué más da eso? ¿Importa mucho?-Dijo Jack sin responder a mi respuesta.
-En absoluto –Sonreí-No me importa para nada. -Mentí
-Mientes mal.-Se burló de mí.
-No te estaba mintiendo –Contesté avergonzada.
-No eres la primera chica que se acerca a mí para poder ligar con Keith.
-¿Perdona? serás imbécil, yo no me he acercado a ti, me han echado de clase por tu culpa.
-Excusas pequeña, excusas-dijo entre risas
-¿Y tú siempre intentas ligar con las chicas de este modo?-Pregunté exhalando demasiada cantidad de aire.
-Yo no estaba liando contigo. –Respondió sin pensárselo dos veces.
-¿Entontes porque me has traído a este sitio?-Intenté pillarle.
-Aquí hay refrescos de verdad ¿Por qué te quejas? No lo entiendo.-Disimuló.
-Joder, Jack. Te castigan  con ella y vienes aquí, ¿Qué hay de nuestro sitio “secreto”? ¿No se supone que iba a ser "secreto"...? -Dijo una voz desconocida para mí. Miré hacia la puerta y era él, era Keith Seller, estaba  aquí en la misma habitación que yo, era increíble.  De repente me levanté sin darme cuenta y me puse a hablar torpemente:
-Y Yo. Eh… lo...Siento... será mejor que me vaya no debería haber venido, gracias Jack.
-Tu... Nathalu... quédate,  este sitio es de los dos así que no te tienes  porque ir. Y tu Keith tío troncó, no seas tan borde y no me toques las pelotas, estoy aquí con ella, nosotros queríamos intimidad, has interrumpido algo que podría haber marcado la vida de la pequeña, como te atreves-Dijo burlándose de nuevo de mí.
-Jack joder, eres un cerdo, no tenía que haber venido aquí contigo, yo... Será mejor que me valla, el timbre está apunto  de sonar, gracias por todo ¿Qué estoy diciendo?  Gracias no, si estoy aquí es por tu culpa.
-Adiós pequeña, llámame.-Gritó Jack.
Jack me sonrió, sin embargo, Keith ni me miró. Salí medio atontada y un poco triste, pero bueno, había conseguido el primer objetivo de mi lista, hablar con Keith, bueno lo que se dice hablar no había  hablado con él, pero algo es algo.      
Supongo que llamarlo objetivo sería un poco estúpido, pero  ¿Cómo llamarlo sino? ¿Qué nombre ponerle a la acción de perseguir un sueño, qué verbo? Las palabras de nuevo empezaban a  juntarse y a perder su significado. Imagen, visión, utopía, ideal, deseo, proyecto, aspiración, ambición, anhelo… ¿Cuál sería la correcta? Creo que sigo decantándome por sueño.
Mirarle a la cara ignorando el resto de las miradas de mí alrededor, acariciar su rostro y besarle. Sentir como sus labios se unen a los míos  y constituir un único individuo. Rodearle con mis brazos y sentir su cuerpo, su calor, su respiración, sentir los latidos de su corazón, sentir como la sangre corre  por sus venas llenándole de vida. Y lo más importante, sentirle a él, sentir que es tuyo y de nadie más , saber que nadie más besara esos labios, saber que nadie más le abrazara de esa forma tan especial en la que lo haces tú, saber que nadie más podrá mirarle de esa manera tan  particular. Saber que es única y exclusivamente tuyo.
En mi antiguo instituto mandar a alguien al despacho del director se consideraba un castigo supremo, sin embargo aquí parecía algo rutinario...
 Después de salir del refugio "secreto", ya no tan secreto de Jack, me dirigí hacia el baño,  estaba bastante aturdida después de aquella mirada tan poco expresiva de Keith.
 Al entrar al baño me di cuenta de que era la peor decisión que podía haber tomado en toda mi vida. Débora y su querida amiga Flor “la lame culos”, estaban retocándose el pelo.

Al entrar por la puerta las dos víboras me echaron una mirada aterradora que me revolvió aún más el estómago.
-Hombre si está aquí la nueva... ¿Qué te parece la nueva Flor? Creo que con una buena manicura francesa y un moldeado a lo Winehouse  estaría monísima- Se rio con todas sus fuerzas.
-Estoy de acuerdo contigo querida Deb, pero yo le añadiría un toque más sofisticado a su ropa, así no parecería... ¿Cómo se dice? Ah, sí, una vagabunda. Bueno claro y si luego te tapas un ojo miras atentamente y te tapas el otro,  la repelente parecerá un poco a ti -Dijo en tono burlón.
Yo intenté no hacerlas caso y me dirigí directa al último lavabo. Flor me cortó el paso mientras que  Debora me agarraba de la chaqueta.
- Oye,  tísica esquelética, he visto que en  clase del señor Coleman le ponías ojitos a mí novio,  ya te puedes olvidar de él, nunca se fijaría en  un monstruo cómo tú.
 Yo no sabía que decir,  podría tirarme encima de ella, darla de ostias y pelear cómo una auténtica gata salvaje, ¿Pero para que quiero yo problemas siendo nueva en el instituto?  Claro que también podría agachar la cabeza e irme sin decir nada, pero eso sería de cobarde… Vale buena idea, me iré, y quedaré cómo una cobarde, mejor eso que tener a todo el instituto en contra mía por haberle dejado un ojo morado a Debora.
Me dirigí hacia la puerta pero sabía que no iba a ser tan fácil deshacerme de ellas. En cuanto di un paso Flor se puso delante de mí mientras que Debora me soltaba con una risita burlona:
-Esto solo es el principio. No creas que te libraras tan fácil de mí.-Me amenazó Debora.
-Ni de mí-Siguió Flor.
-¿Y tú que tienes que ver en esto Flor?-Le preguntó Debora  intrigada a Flor.
-Estoy segura de que lo hizo apropósito.
-¿El qué?-Pregunté intrigada esta vez yo.
-No te hagas la lista conmigo mona, estoy segura de que hiciste que echaran a Jack al despacho del director para poder estar con él, es obvio que estás detrás de él.
-¿Quieres problemas?-Me preguntó Debora muy seria.
-¿Los quieres tú?-Dije yo inesperadamente.
Lo sé. Sé lo que estás pensando, ni tú  ni yo nunca podremos saber de dónde saqué el valor para decirles eso.
-¿Qué has dicho?-Rieron.
-Vámonos, el circo ya ha acabado.-Le ordenó a Flor.-Hoy, ha acabado por hoy-Añadió.
Vale, perfecto, no tengo ningún amigo en este estúpido instituto, pero eso sí,  ya tengo a la chica más popular cómo enemiga. Me parece que el segundo objetivo de mí lista “Hacerme popular” va a tener que esperar un poco, o quizás ser tachado para siempre de aquel estúpido papel.
Al fin pude salir de ese infierno al que llaman baño y me dirigí a mí próxima clase, educación física.  Perfecto, solo me quedaban 4 horas aquí dentro y ya  me han humillado, castigado, y encima ahora toca educación física, ¿Qué más podría pasar?
Sonó el timbre y me dirigí hacia el gimnasio.
Según caminaba por el pasillo notaba cómo todo el mundo me miraba con curiosidad, cuchicheando sin disimulo alguno.
Cuando llegue al gimnasio el  profesor nos ordenó irnos a cambiar al vestuario, en el momento que entré al vestuario casi todas ya habían salido, solo quedaban dos chicas que todavía no habían coincidido nunca en mis clases.
-Hola Nathaly, me llamo Leis, he visto que has estado hablando con Debora  ¿Qué tal tus primeras palabras con ella?
- No muy  agradables – Respondí desconfiada -¿Siempre es así?
-Siempre, es  mejor estar alejada de ella y su pandilla de robots, pero no te preocupes, dentro de unos años te dejara en paz, cuando venga alguien nuevo que pueda sustituirte.
Me quedé un poco desconcentrada, ¿Unos años? No iba a dejarme en paz hasta dentro de unos años, unos años, que alivio. Pensé irónicamente para mis adentros.
-¿Unos años? eso es mucho tiempo.-Dije sonriendo muy falsamente.
-Te doy las gracias. Dijo con una sonrisa que parecía muy sincera.
-¿Por qué? -Dije yo confusa.
-Antes de que tú vinieras ella se dedicaba a complicarme la vida a mí, así que estoy muy agradecida de que por fin me deje en paz. Llegue hace dos años, vine de  Carolina del Sur, aunque veraneaba aquí todos los veranos. Claro que ella los veranos no está, está de vacaciones con su hermano Jack, cómo es una ricachona se pasa todo el verano tomando el sol en una playa privada, tocándose los... ya sabes.-Me contestó.
Esto sí que no me lo esperaba, ¿Cómo era posible que Debora fuera hermana de Jack? ¿Su hermano? Por mucho que intentase imaginármelo, me era imposible.
-¿Porque me mira todo el mundo todo el tiempo?-Pregunté confusa-¿Estoy manchada en alguna parte?-Le pregunté a aquella chica dando una vuelta sobre  mí.
-¿Te ha besado ya?-Preguntó sonriendo.
-¿Besarme?-Pregunté confusa.- ¿Por qué a de besarme?
-Es lo que suele hacer, es algo como una estrategia, todas las chicas que se han marchado tras  él en medio de una clase, todas ellas se han...
-Estupideces-Gritó alguien al fondo del pasillo.
-¿Jack?-Pregunté.       
-¿Me echabas de menos?-Sonrió.
-¿Qué haces aquí?-Pregunté mirando a mi alrededor para comprobar si estaba e profesor por algún lado.
-Leis, guapa ¿No te apetece ir a correr un rato por allí?-Le preguntó Jack a mi nueva conocida sarcásticamente para que desapareciera de allí.
-No me he acostado con ninguna de esas chicas, es más, no he besado a casi ninguna.
-¿Por qué me cuentas esto?-Le pregunté confusa-¿Acaso crees que me importa?-Me hice la dura marchándome en dirección a la puerta.
-Nathalu, espérame, ¿Qué tal te ha ido el  día? Me han dicho que mi hermana ya  se ha presentado-dijo compadeciéndose de mí.- No la hagas mucho caso, le gusta meterse con los nuevos, así demuestra a los débiles que ella es la superior de todas Oye ¿Me puedes hacer un favor?
-¿Un favor a ti? A ti no te debo nada, pero me llamo Nathaly ¿Tan difícil es?
-No, no es difícil pero me gusta más así, Keith ha quedado con mi hermana para ir al cine y me ha invitado, pero  no tengo con quien ir, y tú eres la más normal de por aquí.
-Tienes a treinta chicas corriendo en este gimnasio y vienes a decírselo a la menos indicada.
 - ¿Vienes  o no?-Preguntó Jack con prisas.-No tengo todo el día.
 - ¿Y qué gano yo?-Pregunté haciéndome la interesante.
 -Bueno pues ganas pasar un buen rato conmigo, eso ya es demasiado para ti.-Se regodeo.
 -Jack ¿Es que no comprendes que así no llegas a ninguna parte? ¿No puedes ser un poco más amable?
 -A eso de las 6-Sonrió.-Estate preparada, ¿Vives en Ribers Reich, no? ¿La casa antigua de los Understaus?
-¿Pero quién te ha dicho que voy a ir?-Pregunté gritando, pero  en aquel momento el ya no se encontraba   allí, había desaparecido...
Lose, parece un cuento irreal, ¿Cómo iba a desaparecer? ¿Y qué sé yo?  le perdí de vista supongo, no le veía, o quizás es que Jack es un vampiro y tiene súper poderes. No, la verdad es que prefiero decantarme por la posibilidad de que necesite unas gafas.
Las demás clases pasaron bastante rápidas. En el recreo como de costumbre me senté sola  mientras que los chicos jugaban al rugby en el césped y las chicas les miraban babeando. Yo como habitualmente a media mañana alimentaba mi hambre social mediante un simple sándwich  de jamón York y queso acompañado con un triste   y amargo zumo de naranja.
-Veo que te cuidas.-Dijo alguien. Torcí lentamente la cabeza  y vi a Jack  vestido con la equipación de Rugby.
Sin prestar la más mínima atención  a mí alrededor me dispuse a hablarle.
-No me hables-Dijo Jack.-No he venido a hablar contigo, solo venía a por la pelota.-Señaló debajo del banco.
Miré hacia abajo y allí estaba, esa estúpida pelota con forma de patata.
-Tranquila, no es que sea borde, no quiero que vuelvas a tener problemas con Debora y su pandilla.
Yo seguí mirándole mientras masticaba lo poco que quedaba de mí sándwich.
-Vamos Jack, ¿Por qué tardas tanto? –Gritó alguien por detrás.
-Me voy Nathalu, me echan en falta.-Me dijo con una sonrisa.
-Adiós-Dije en mis adentros.
Cuando estaba a punto de meterme el último trozo de sándwich a la boca me volvió a hablar, pero esta vez lo grito para que todos lo oyeran.
-A las seis, prometo no llegar tarde.
Nunca entendí porque hizo eso, quizás solo era para chulearse un poco, quizás para demostrarme que él no era cómo los demás, o simplemente por cabrear a Debora.


17 comentarios:

  1. ¬¬ como odio a jack ¬¬ ;D espero el siguiente capitulo con ansia ,D

    ResponderEliminar
  2. dioooss! me encantaa tu historieetttaaa!! staa superbnnn!!!subee massss pliiisss!!
    pasatee x mi blog ssii? yo tambn toi escribiendo unaa historiettaa...empiezaa en Prólogo... vaaa?
    bueeenoo un bessitooo!!MuuuaaaaCk!

    ResponderEliminar
  3. mme encantaa de verdad..!!!!
    cuandoo sale el proximoo capituloo?? :D
    sigue escribiiendo de verdad ehh..!!! :)
    unsaludo

    ResponderEliminar
  4. Madre mia cuento juego tiens con estos tres personajes jejejeje. Me va gustando cada vez más!! :) besitos

    ResponderEliminar
  5. Me encanttaa!!!! pasate por aki: http://oncedalias.blogspot.com/ te esperooo!!! Sigue escribiendo la historia esta muy bieen!!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta!! Y mira que yo odio eso de leer novelas de internet, pero hoy he visto un evento tuyo que circula por tuenti, y e dicho '¿Por qué no?' y hala! Aquí me tienes, me has enganchado ya n la primera frase¡¡ Por cierto, ¿Quién es el chico de la foto? ¿Cómo se llama? Es precioso ^^

    ResponderEliminar
  7. Respecto al parecido que dije en el capítulo 1 con crepúsculo, para nada, creo que este diario es muy bueno y engancha

    ResponderEliminar
  8. k tio sta mas buenoooooooooo <3 <3 <3 alguien a leido memorias de idhun? a k se parece un poco a kirtash??? jjajajajaja un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, los leí hace mucho tiempo... A cuál de los 2 te refieres?? Saludos =))

      Eliminar
  9. buaaaaa me encanta amo esta historia me e enganchadoooo la amoo jack buenooo es el tipico amigo de el mas popular y pasota seguro que se ace amiga suyaaa!!! y keith esta que te mueres!!

    ResponderEliminar
  10. Keith es Chace Crawford y Nate en Gossip Girl :D Me encanta ,además veo gossip girl :D

    ResponderEliminar
  11. Coleccionandorecuerdos30 de noviembre de 2011, 19:30

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  12. Aww que lindo es Keith ,en cuanto al segundo capitulo es genial.Me encanto ,la personalidad de Jack también es fantástica.

    ResponderEliminar
  13. Uuuuuuh a mi Jack me gustaaa ;$$ ajajajja

    ResponderEliminar
  14. jJack es mi hico de ensueños, seria genial que Nath se quedara con Jack!

    ResponderEliminar
  15. Me encanta esta historia, estoy enganchada

    ResponderEliminar

Chat suprimido por suplantación de personalidad hasta nuevo aviso.

Cerró los ojos, y lanzo la llave lo mas lejos que pudo.